Presentación

El “VII Coloquio Internacional de Arqueología Espacial: Arqueología para la Sociedad” surge ante la necesidad de defender el Patrimonio Arqueológico como un bien social, una herencia insustituible, una riqueza colectiva, un tesoro común de la humanidad cuya conservación debe garantizarse en interés de las futuras generaciones dado que es fuente de la memoria colectiva y de la identidad cultural. Sin su preservación y potenciación se impondría la uniformidad, que  potencia formas de desarrollo social basadas en un modelo único.

Es la exclusiva y rigurosa labor científica investigadora, realizada en el sitio arqueológico y en el territorio, la que genera un recurso social, económico y cultural de primera magnitud. Para lo cual se deben crear unas estrategias de carácter interdisciplinar que supongan la transferencia de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) a la producción del patrimonio cultural, a su gestión y socialización, a partir de los resultados principales de la actividad arqueológica:

  1. El material formado por los objetos del pasado recuperados en la excavación, que tras su restauración pasan a formar parte de los museos.
  2. El material de las estructuras inmuebles descubiertas, que permanecen en el sitio arqueológicos, sujetas al abandono y destrucción salvo que exista un programa de conservación y musealización.
  3. El inmaterial e intangible, que permite con la interpretación de las evidencias materiales la reconstrucción histórica y el conocimiento de las estructuras sociales, económicas y simbólicas de las comunidades en estudio.

Pero los bienes que integran el Patrimonio Arqueológico se han convertido en patrimoniales debido exclusivamente a la acción social que cumplen. Por ello el arqueólogo debe realizar estrategias comunicativas para que la sociedad disfrute, se beneficie y conserve el patrimonio, bajo el principio de que “no se puede conservar lo que no se quiere y no se puede querer lo que no se entiende” (Tilden, 1977).

Sin embargo, poco puede hacer el arqueólogo si la administración no asume políticamente su responsabilidad sobre la incuestionable importancia social del Patrimonio Arqueológico, y vea su patrocinio económico no como un gasto sino como una inversión altamente rentable para el desarrollo social y económico de la comunidad.

Los Coloquios de Arqueología Espacial

Los Coloquios Internacionales de Arqueología Espacial surgen en Teruel en el año 1984 organizados por  Francisco Burillo Mozota, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza en el Campus de Teruel. El objetivo de la primera reunión, Coloquio sobre distribución y relaciones entre los asentamientos, fue convocar a los arqueólogos que aplicaban las entonces novedosas estrategias analíticas de la Arqueología Espacial. Únicamente hubo un conferenciante invitado: Iann Hodder, por entonces el máximo representante de la Arqueología Espacial, dado que su fundador David I. Clarke había fallecido en 1977. Sin embargo, si bien presentó las últimas tendencias en esta materia, por entonces ya había abandonado esta orientación arqueológica al liderar las corrientes postprocesuales.

Con esta primera reunión surgió una nueva forma de realizar los congresos de Arqueología: la convocatoria se hizo de forma libre y con ausencia de ponencias encargadas. Se editaron de forma previa todas las comunicaciones presentadas (62 trabajos que formaron los cinco primeros tomos de la serie Arqueología Espacial); las actas fueron enviadas a los 324 inscritos con antelación suficiente para que pudieran ser estudiados sus contenidos; el encuentro se centró en el debate de lo publicado en las actas; todos los debates se transcribieron y editaron en un sexto tomo. Este enfoque organizativo se ha continuado en los sucesivos Coloquios de Arqueología Espacial, cuya temática se fue centrando según era demandada por el colectivo de arqueólogos interesados en este tema. Salvo el Seminario de Arqueología Espacial celebrado en Lisboa/Tomar en 1988 a demanda de los arqueólogos portugueses y cuya totalidad fue con conferencias invitadas, los restantes Coloquios siguieron teniendo como marco Teruel: Coloquio sobre el Microespacio en 1986, Fronteras en 1989, Procesos Postdeposicionales en 1993, Arqueología del Paisaje en 1998.

La celebración en Mérida, en noviembre de 2007, del V Simposio Internacional de Arqueología de Mérida, sobre SIG y Análisis Arqueológico del Territorio, mostró la deriva de la investigación arqueológica de la más joven generación de investigadores hacia un neopositivismo de aparente cientificidad, centrado en el análisis del dato arqueológico con programas y tecnologías informáticas cada vez más sofisticadas. La ausencia de preguntas sobre los protagonistas de los restos materiales objeto de estudio, dio lugar a voces críticas que demandaron convocar un nuevo Coloquio de Arqueología Espacial bajo el lema de Arqueología de la Población, surgido ante la urgente necesidad científica de reorientar actuales tendencias investigadoras arqueológicas hacia una Arqueología de carácter histórico que reflexione sobre las sociedades antiguas y sus protagonistas. Se celebró en Teruel en 2010, se aportaron 22 comunicaciones agrupadas en tres bloques: Estructuras sociales de parentesco, relaciones de clase e identidades colectivas. Demografía y magnitudes poblacionales. Procesos migratorios y participaron 120 investigadores.

El Seminario de Arqueología y Etnología Turolense, entidad científica creada en 1979 y responsable del desarrollo de estos Coloquios, también lo ha sido de la edición de sus actas en la serie de Arqueología Espacial, actualmente convertida en revista científica, y de la que se ha editado un total de 27 volúmenes. El enfoque de esta publicación periódica ha sido tratar de forma monográfica aquellos temas demandados por la investigación arqueológica, con encargo específico de los trabajos editados: Espacios de Género en Arqueología, el primer volumen publicado sobre este tema en España y coordinado por Paloma González; Arqueología Espacial en Iberoamérica, por Arturo Ruiz, recogiendo los trabajos desarrollados dentro de la Maestría Arqueología Social en Iberoamérica, celebrada en 1997 en la sede iberoamaericana de la Rábida de la Universidad Internacional de Iberoamérica; Prospección por Francisco Burillo; Espacios Agrarios por Almudena Orejas e Identidades por Inés Sastre y en homenaje a Mª. Doleres Fernández-Posse. Lo que en sí ha hecho que perdurara el enfoque temático de los Coloquios.

Esta actividad de Coloquios y publicaciones monográficas ha tenido otra importante acción complementaria a demanda del alumnado universitario interesado en adquirir conocimientos en la Arqueología Espacial. Se han celebrado 18 Cursos de Arqueología Espacial en el marco de la Universidad de Verano de Teruel, lo que ha supuesto la formación de … alumnos. Actualmente se desarrolla el Programa de Doctorado Interuniversitario en Arqueología Espacial, con centro de la Universidad de Jaén.